espacios-vacios

La aplicación de nutrición que se transformó en la herramienta de seguimiento de Covid más importante.

Con  4,7 millones de usuarios y un financiamiento de más de 5 millones de libras esterlinas por parte del gobierno del Reino Unido, COVID Symptom Tracker se ha posicionado como la aplicación más relevante en cuanto a su aporte en el seguimiento y estudio de síntomas del virus COVID-19. 

 

Todo comenzó en marzo del 2020, cuando Tim Spector, profesor de epidemiología genética en King ‘s, inició un estudio sobre el virus utilizando la beta de una aplicación de seguimiento de dietas y alimentación personalizada llamada Zoe

 

La aplicación permite al usuario informar sobre qué ha estado comiendo los últimos días y así poder guiar las dietas basadas en las características de cada persona. Tim Spector pensó que si las personas informaban sobre sus comidas semanalmente no sería un problema que informaran sobre sus síntomas en el contexto de pandemia. 

 

Desde su lanzamiento en 24 de marzo del 2020 la herramienta ayudó al gobierno británico a identificar y agregar a la lista oficial para la prevención del virus algunos síntomas clave como la pérdida del olfato y el gusto.

A su vez logró demostrar que los primeros síntomas de COVID difieren entre los grupos etarios, que el delirio es un indicio clave en personas débiles y que en las áreas urbanas y las regiones más pobres el virus es más común y grave. 

 

Este gran aporte llevó a que el Departamento de Salud y Atención Social del gobierno inglés desembolsará 2 millones de libras esterlinas para subvencionar el estudio en sus inicios. Y durante junio del 2021 se les otorgó otro financiamiento por 3.1 millones de libras. 

 

El petróleo del siglo XXI. 

 

Sebastien Ourselin, Director de la Escuela de Ingeniería Biomédica y Ciencias de la Imagen del King’s College de Londres, expresó en el sitio web de su universidad que “La identificación de nuevos síntomas a través de la aplicación COVID Symptom Study es una excelente demostración del valor del análisis de big data y la tecnología de salud móvil. Los síntomas autoinformados diarios desde una aplicación móvil a escala de todo un país han ofrecido una nueva perspectiva para la investigación de salud pública y la respuesta a la rápida propagación de enfermedades infecciosas”. 

 

Además de los hallazgos ya mencionados, los datos autoinformados de las personas permitieron identificar puntos críticos de contagio en Inglaterra que se vieron fuertemente afectados por la “segunda ola”. Así el gobierno pudo cerrar y establecer restricciones en las diferentes ciudades, previniendo y disminuyendo posibles contagios de forma efectiva. 

 

Los autores del estudio tienen claro que su muestra no es completamente representativa pero también saben que este sistema debe complementarse con los datos de la OMS para lograr así suplir los dolores que presenta el sistema. 

La OMS entrega informes de forma semanal, lo que deja a la información conseguida a través de los datos en una posición de ventaja pues gracias al estudio COVID Symptom Study se pueden tomar medidas cautelares con varios días de anticipación. 

 

Uno de los autores principales, el profesor Sebastien Ourselin, expresó: «Usar los datos de la aplicación ZOE COVID Symptom Study como complemento de otras fuentes de información significa que podemos equipar a las comunidades con la información más actualizada y confiable con la que se pueden llevar a cabo las mejores acciones que se pueden tomar para hacer frente a la pandemia”. 



Combatiendo más que sólo el Covid. 

 

A inicios del 2022 Zoe anunció a sus usuarios que la aplicación de seguimiento ya no sólo recibiría reportes de síntomas de COVID, sino que además analizaría registros de salud mental y física que las mismas personas decidieran proporcionar

Desde pérdida de cabello hasta desorden de sueño, la aplicación recolectará todo tipo de datos para “combatir los problemas de salud más importantes de nuestro tiempo”. 

Lo cierto es que los desarrolladores buscan pivotar su proyecto hacia nuevos horizontes, en vista de que la fase más urgente de la pandemia ya pasó y el gobierno de Inglaterra detuvo el financiamiento de la aplicación en marzo del 2022. 

 

Tim Spector ve con buenos ojos este proyecto de ciencia ciudadana, que podría ser la puerta para estudios que en otro contexto no habrían sido posibles. Y es que la pandemia es un escenario propicio para algunas cosas, por ejemplo el hecho de que 800.000 personas aceptasen formar parte de un estudio de salud más allá del COVID. 

 

Para Spector tiene claro que “fue una oportunidad única en la vida”. Y es que en la actualidad las personas son cada día más conscientes de la importancia de los datos, por lo que conseguirlos con la rapidez que se logró bajo la época más álgida de la pandemia no será fácil de repetir. 

Más ingredientes

Comparte este Artículo

Share on facebook
Share on linkedin
Share on print
Share on email